sábado, 1 de julio de 2017

Reseña | Si el amor es una isla - Esther Sanz

Título: Si el amor es una isla
Título original: Si el amor es una isla
Autora: Esther Sanz
Saga: Silence Hill #1 (1/?)
Editorial: V&R (Uruguay distribuye América Latina)
Traductor: -
Número de páginas: 293
ISBN: 9789877471045
Precio: $590
Edición: Tapa blanda sin solapas
Sinopsis: Luisa viaja a una pequeña isla del canal de la Mancha donde el tiempo se detuvo hace siglos. Allí trabajará en un exquisito hotel regentado por un hombre misterioso que lo dirige con mano firme y estrictas reglas. Desobedecerlas tiene castigo. Sin embargo, Luisa no puede controlar su curiosidad y se verá envuelta en situaciones límite y juegos oscuros ideados por el jefe. Su osadía será castigada, pero resolver el misterio que envuelve al amo tendrá recompensa. Él, exigente y distante, y ella, curiosa y de espíritu intrépido, chocan estrepitosamente. O de forma espectacular, depende de cómo se mire. 
Secretos, aventuras y enfrentamientos dan paso a un tórrido romance que bebe directamente de las grandes novelas románticas de siglo XIX.

Encuentra a la autora en: Twitter

SIN SPOILERS

Si el amor es una isla es el primer libro de una bilogía llamada Silence Hill. Se continúa  y finaliza con Si el amor es un canto de sirena. 


Bueno, vamos por parte, como dijo Jack. En primer lugar, quiero decirles que nunca se tomen las cosas de modo literal. Este libro no es de fantasía con el tiempo detenido al estilo Once Upon a Time. Porque cuando yo leí la sinopsis entendí eso, y nada que ver. Tal vez debería haber leído algo antes que dijera que este libro es íntegramente de romance para saber a qué atenerme, pero bueno, no por eso dejé de disfrutar su lectura.

Nuestra protagonista se llama Luisa. Es una española que ronda los dieciocho años. Para ayudar a su padre, quién está atravesando un duro tratamiento de rehabilitación, decide irse a trabajar a una pequeña isla del Canal de la Mancha. Con el fin de conseguir dinero para mandarle a su padre comienza a trabajar en un hotel llamado Silence Hill. Este hotel -como todo lo demás en la isla- es muy rígido, con reglas muy estrictas y muy tradicional. Cuando en la sinopsis habla de que el tiempo se detuvo, se refiere a que a pesar de que la tecnología llegó a gran parte de la isla, la mayoría de las cosas siguen siendo las mismas que desde hace varios siglos: no hay autos, se trasladan de un lado a otro a caballo, hay un Señor Feudal que es quien asume el rol de gobernante podría decirse, etc. Es algo metafórico, pero allá voy yo y me lo tomo literal, jaja.
Pero volviendo a las reglas que rigen en el hotel, tenemos que decir que Luisa desde el minuto cero en el que llega no las cumple, a sabiendas de que desobedecer esas reglas tiene grandes consecuencias. La curiosidad que siente es mayor, y por esto, se verá envuelta en más de una situación límite con su jefe, el dueño del hotel, que a pesar de ser joven, maneja el establecimiento con mano dura e infranqueable. 
Pronto, ambos se encontrarán formando parte de un juego oscuro y peligroso. Ella intentará por todos los medios descubrir la verdad y el misterio en el que vive Patrick, y él quedará asombrado por la capacidad de amar que Luisa tiene.

La verdad es que las reglas me parecieron estúpidas, de haber sido Luisa hubiera renunciado en el minuto uno, pero entiendo que ella lo hace para ayudar a su padre enfermo, así que eso ya me hizo quererla. Ella se sacrifica por él, retrasa su ingreso a la Universidad y se embarca en la aventura que es vivir en el hotel. Luisa tiene una curiosidad que roza lo metida que es. Entiendo que a veces quisiera saber más cosas del misterioso jefe -o amo- del hotel, pero hija, le decían "no vayas al ala oeste" y... ¿a dónde iba Luisa? Sí, al ala oeste. Me parecía divertidísimo de leer, porque ella misma se buscaba los castigos. 
Como personaje me pareció muy fuerte, muy vital, íntegra y sin prejuicios. La autora la retrató como una persona real, acorde a la edad que tiene. Como protagonista me pareció perfecta para este libro, muy bien construida y plantada. 
Patrick, el dueño del hotel, me enamoró completamente. Él tiene veintitrés años, pero su alma es un alma vieja. Yo tengo la misma edad y no me identifiqué para nada con él, pero como les dije, me conquistó. Tiene un sentido del humor entre siniestro, irónico y picante a la vez. Eso es otra cosa que me gustó, la tensión sexual que hay con Luisa es algo que se va desarrollando poco a poco por ciertas situaciones que pasan, hasta llegar a un punto que es algo inevitable. Y de eso quiero hablarles. Las escenas de sexo -este libro es para un público adulto-juvenil- están narradas de forma perfecta. No son groseras o burdas para nada. Me gustó muchísimo como la autora retrató esas partes con tanta normalidad, eran románticas y extremadamente picantes a la vez, eran la mezcla perfecta. 

Los personajes secundarios están muy bien construidos. Aportan muchísimo a la trama principal y la van completando. El ama de llaves, la cocinera, el cochero (ñam, ñam), la bibliotecaria e incluso una huésped son personajes que deleitan al lector con sus historias y con la forma en la que se entretejen entre sí

No había leído nada de la autora anteriormente, pero debo decir que con este libro me compró totalmente, y sin dudas quiero leer algo más de ella. Tiene una pluma que engancha totalmente, que te mete adentro de la historia y te invita a recorrer todos los parajes perfectamente narrados. El ritmo de la historia tiene algunos altibajos, pero no me molestaron, es más, me atrapó esta especie de recurso, porque cuando el romance era mucho, teníamos escenas de misterio que me dejaban pensando, aunque, para serles sincera, la historia para mí fue muy predecible, al menos la parte más importante. No olvidemos que aunque diga misterio esto no es lo más importante, el libro es una historia de amor, y como tal, el romance es la parte más importante.

Algo que quiero destacar, a parte de la edición que como siempre es maravillosa, son las referencias que hay en el libro a dos grandes obras: La Bella y la Bestia y El fantasma de Canterville: lo del ala oeste fue una especie de guiño con la primera, y cierta máscara que aparece por ahí se relaciona mucho con la segunda obra. 

El final me gustó muchísimo, y no lo considero tan abierto, no sé si había necesidad de agregar un segundo libro, porque la historia quedó bien, con todos los puntos atados y las tramas resueltas. En principio le había dado cinco corazones al libro, pero muchas personas en Goodreads decían que la segunda parte era incluso mejor, así que voy a reservarme la máxima valoración y dejar que me sorprenda, porque definitivamente quiero leer Si el amor es un canto de sirena.

En resumen, Si el amor es una isla es un libro que tiene el romance en su punto justo. Una historia cargada de intriga y misterio, pero donde el amor es el tema principal. En mi opinión un poco predecible, pero para nada despreciable. ¡Léanlo, y piérdanse en Silence Hill!

Frases:

"Tú eres de esas personas sensatas que temen a los vivos y no a los muertos"

"Un corazón en paz ve fiestas en todas las aldeas"

Book-tráiler:


                  

MUCHAS GRACIAS A LA LIBRERÍA AMÉRICA LATINA POR MI EJEMPLAR♥

4 comentarios:

  1. ¡Hola Annie!
    Tengo muchas ganas de leer esta bilogía, la verdad que me llama mucho la atención. He escuchado muy buenas críticas de la pluma de Esther Sanz así que espero poder disfrutarla :)
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :)
      Sí, sin dudas tiene una pluma bastante particular y atrapante.
      Un beso

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Habia visto que el libro habia llegado a nuestro pais y no sabia bien de que oba la historia. El fantasma de Canterville es un de mis obras preferidas, asi que con que haya una minima referencia yo compro.
    Cuando lo lea te cuento que me parecio
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cómo andas?
      Contame sí, espero lo disfrutes :)
      Un beso

      Eliminar

Leo y respondo todos los comentarios. Así que no dudes en dejarme el tuyo, pero por favor no pongas enlaces, al señor Google no le gustan.