jueves, 3 de agosto de 2017

Reseña | El aire que respira - Brittainy C. Cherry

Título: El aire que respira
Título original: The air he breathes
Autora: Brittainy C. Cherry
Saga: Los Elementos #1 
Editorial: Chic (Uruguay distribuye Océano)
Traductora: Claudia Casanova
ISBN: 9788416223404
Número de páginas: 297
Precio: $575
Edición: Tapa blanda con solapas
Sinopsis: ¿Es posible volver a respirar tras haberlo perdido todo?
Tristan ha perdido a su mujer y a su hijo. 
Elizabeth ha perdido a su marido. 
Son dos almas heridas que luchan por sobrevivir.
Necesitan recordar lo que se siente al querer. Solo así podrán volver a respirar.


SIN SPOILERS

El aire que respira es la primera entrega de la saga Los Elementos escrita por Brittainy C. Cherry. Se continúa con El fuego que nos une, sigue con El silencio bajo el agua y finaliza con The gravity of us. No es necesario leer los libros en orden, ni leerlos todos, pueden ser leídos de forma totalmente independiente. 


El aire que respira me sorprendió y para bien. Cuando le pedí este libro a la editorial estaba consciente de que seguramente terminaría llorando a mares, porque es un libro que habla sobre las pérdidas, y sobre pérdidas importantes como es la muerte de un hijo o de la persona amada. Lo que me pareció sorprendente es que no lloré nada, porque la autora nos muestra que a pesar de ser algo tan duro, puede haber una luz, una forma de seguir adelante y dejar atrás tanto dolor aún estando presente todos los días.
Confieso que no sé bien cómo hacer esta reseña. Es un tema MUY delicado y no quiero decir algo que se malentienda, o que no sea correcto. Voy a partir desde la idea de que cada persona es un mundo, por más trillada que sea la frase, y siente o sufre de forma diferente. Las pérdidas, el duelo y el cómo salir adelante son cosas distintas en cada uno. Lo que funciona para alguien puede ser lo peor para otro, así que esta reseña va a estar más subjetiva que nunca, porque más allá de comentar el libro, estaría hablando desde mi experiencia en estos temas, y gracias a Dios, no es mucha. En mis veintitrés años perdí a mis dos abuelos y a un tío, no pasé por el dolor inimaginable que debe ser perder a un hijo o al amor de tu vida -de esto sé un poco más-, pero bueno, quería que quedara eso claro antes de empezar.

El libro sigue la vida de dos personajes muy diferentes entre sí. Por un lado tenemos a Tristan, un hombre que debido a un terrible accidente pierde a su hijo y a su mujer. La culpa lo vuelve loco, dado que cuando el accidente pasó, el estaba al otro lado del país por negocios. Además de sentirse en extremo culpable se aísla, se pone huraño y se aleja de sus afectos, pues siente que no es merecedor de la compasión y el amor de los demás. Esto lo lleva a una casa en otro pueblo diferente a donde vivía antes. 
Por otro lado está Elizabeth quien perdió a su marido. Ella se pierde y tiene miedo de repetir su historia, porque su padre también murió y creció con una madre que lo echó en falta y llevó su duelo de forma bastante peculiar. Pero Elizabeth sabe que no puede caerse, tiene una pequeña por la cual luchar y seguir adelante. 
Un año después de ambos accidentes, Elizabeth vuelve a su casa, y para su sorpresa, descubre que tiene un nuevo vecino, pero que todos lo juzgan por ser retraído, huraño y no querer relacionarse con nadie. El cómo el camino de estas dos personas se entremezcla es algo raro, único y mágico. Y no quiero ser yo la que les quite la oportunidad de que lean el libro y lo descubran ustedes mismos. Y ahí es justo donde empieza la pregunta principal del libro... ¿Es posible volver a respirar tras haberlo perdido todo?

Siempre me pasa lo mismo cuando leo este tipo de libros. Empiezo con un sabor de boca amargo, porque sé lo que me espera a la hora de leerlo, y termino con el corazón un poquito más repuesto porque a veces las cosas buenas pasan, y se empieza a ver la luz de felicidad en algún lado. Hay una frase muy cierta que dice que cuando estás muy abajo y ya tocaste fondo, no hay otra opción más que subir. Y esto es lo que les pasa a nuestros protagonistas. Tocaron fondo de una manera horrible, les pasó lo peor, pero ahora sólo pueden intentar sobrevivir y salir adelante. La autora tiene una forma de escribir tan hermosa, tan poética que era como estar metido en el libro e ir viviendo la historia con ellos. 

Tristan como personaje masculino no pudo gustarme más. La coraza que se pone para protegerse del exterior y dejar que los demás compartan su sufrimiento se resquebraja un poco cuando conoce a Elizabeth. Noté que el personaje es muy autodestructivo, y creo que eso es lo peor a la hora de hacer un duelo. Culparse e intentar destruirse porque los demás se fueron y vos estás todavía respirando no es bueno, no ayuda a nadie, y no va a devolver a los seres que perdiste. Fue muy crudo de leer, me impactó de sobremanera ir viendo cómo Tristan transitaba por la vida por inercia, básicamente, porque él no quería estar ahí. 

Elizabeth no puede venirse abajo por su hija -que es adorable-. No quiere hacer el duelo de la misma forma que su madre -eso de no repetir patrones me gustó mucho, porque tiene una profundidad bastante importante en la trama-. Cuando retoma su vida volviendo a su hogar y a trabajar conoce a Tristan y hay como una chispa que se enciende en ella, pero él no quiere saber nada y ambos se rechazan. 
Y hablando de chispa, la química que tienen los protagonistas es in-cre-í-ble. Parecía que había fuegos artificiales cada vez que hablaban o se rozaban. Y sí, no se engañen, este libro es un drama, pero sigue siendo New adult, así que hay escenas de sexo, que son el resultado de una gran tensión que hay entre ambos. 

Los personajes secundarios fueron un grupo muy variopinto. Algunos los odié desde el primer momento y a otros los amé, como a la mejor amiga de Elizabeth que me pareció genial. Hay un personaje que me cayó mal desde el primer minuto que tiene un giro en su trama que es impactante, porque ni en un millón de años lo vi venir. Estos plot-twist que se repetían tanto me atrapaban aún más y necesitaba seguir leyendo para ver qué más pasaba. Aún no me fijé qué sinopsis tienen los siguientes libros, pero ojalá sea de algunos de estos personajes, porque me encantaría leer más sobre ellos. 

Como les contaba más arriba, la autora tiene un forma casi poética para escribir. Es dulce, con muchos matices e hilvana todas las tramas de forma magistral. En capítulos cortos y con muchos detalles creó una historia que puede gustarle a muchísimas personas, y que puede ayudar a otras a ver que a veces no todo está perdido. Sin dudas quiero leer algo más de ella, porque con un solo libro hizo que me enamorara de su pluma. 

Con el final no pude estar más contenta, y obviamente no se los voy a contar, pero me encantó. Tiene todo lo que esperaba y aún más, porque la resiliencia es un concepto que cada vez se aplica más y es algo hermoso. 

En resumen, El aire que respira es un libro conmovedor que toca el corazón de quien lo lee. Tiene frases muy bonitas que invitan a la reflexión. Lo recomiendo sin dudas.

Frases:

"Se amaban de tal manera que los cuentos de hadas sentían envidia de ellos."

"Los filtros son para los cigarrillos, no para los seres humanos."

          
MUCHAS GRACIAS A LA EDITORIAL OCÉANO POR MI EJEMPLAR♥

2 comentarios:

  1. Hola, tu reseña me ha despertado un gran interés por este libro, gracias por mostrarnoslo. Por otro lado veo que haces parte dela iniciativa (seamos seguidores), yo también y ya te sigo, me gustaría que te pasaras por mi blog, te dejo el enlace https://libros-cafe-recuerdos.blogspot.com.co/. Un abrazo y nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar.
      Es un gran libro, sin dudas merece ser leído.
      Pasaré por el blog, pero acordate que no prefiero no dejar links para no generar spam ;)
      Un beso

      Eliminar

Leo y respondo todos los comentarios. Así que no dudes en dejarme el tuyo, pero por favor no pongas enlaces, al señor Google no le gustan.